viernes, octubre 15, 2010

!Rescatados por fin!

El rescate de los 33 mineros atrapados en una mina en Chile acaparó la atención mundial por los más de 60 días que duró su experiencia a 700 metros bajo tierra. Mientras arriba en la superficie la gente se unía para lograr el rescate, desde el mismísimo presidente del país, técnicos, científicos espaciales, médicos, nutriólogos, psicólogos, familiares etc. unían esfuerzo para mantener a los mineros, sanos, en forma física y mental mientras intentaban llegar a ellos por medio de una excavación, por fin lograron.

Hoy los 33 hombres están de nuevo en la superficie, todos ellos fueron rescatados, están sanos, quizás más sanos que antes -dicen algunos- ya que para sobrevivir tuvieron que cuidar su dieta física y mental.
Ciertamente el evento ya forma parte de la historia moderna, quizás por la influencia de los medios de información, millones de personas se enteraron del suceso y también el hecho de que no se escatimó esfuerzo alguno por sacarlos con vida. ¿Qué vida les espera a esos hombres ahora? ¿Volverán a la mina? ¿Se convertirán en celebridades y dejarán los agujeros en la tierra para contar su aventura una y cien veces más?

La historia de esos hombres no es distinta a la de millones de personas que quizás no se encuentran atrapados a 700 metros dentro de la tierra pero si atrapados en las drogas, la depresión, la angustia y los vicios. Millones de niños y jóvenes viven atrapados por el narcotráfico, la violencia, el abuso y la marginación. Se hayan sumidos en un túnel muy profundo de opresión, engaño y corrupción. Millones de mujeres son sometidas a abusos por sus novios o cónyuges y no menos hombres también son abusados. La violencia ha dejado las calles para infiltrarse en los hogares y las aulas de clase. ¿Acaso nos interesan más la vida de 33 hombres que la de millones de seres enterrados bajo la desesperación y la angustia aquí en la superficie?


A Dios si le interesa. Dios se dió cuenta de la condición miserable del ser humano y le envió una linea de salvación, no se trataba de una cápsula con el mítico nombre de Fenix, sino de la de vida de un simple carpintero que dió su vida a cambio de la salvación de muchos.


La Biblia dice que Cristo nos dió vida de nuevo porque estábamos muertos en nuestros delitos y pecados "Y cuando estabais muertos en vuestros delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con El, habiéndonos perdonado todos los delitos" Col 2:13 , Jesucristo vino a dar nueva a vida y con su muerte llevarse nuestras angustias y temores, limpiar nuestras maldades, llevarse el castigo por nuestros pecados y  pagar lo que no podíamos pagar. "Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios;" Efe 2:8


Así como los mineros no hubieran podido salvarse por si mismos, y esperaban ser rescatados por alguien allá arriba, asi nosotros no podemos salvarnos, se necesita que alguien allá arriba baje y nos rescate del hoyo en que nos ha sumido el pecado.


Ese alguien es Jesucristo y está dispuesto a rescatarte hoy, si aceptas la salvación que el te ofrece tendrás vida de nuevo. ¿Estaría dispuesto a  dejarte rescatar por Jesucristo?.

1 comentario:

krizanto valladolid marmolejo dijo...

Esta es una oportunidad que se da una vez, en la que debes de decidir si elegir el camino estrecho o el amplio, el Señor te da la oportunidad de volverte Hacia él y seguir su camino, nosotros decidimos, solo tenemos que dejarnos Ayudar por él.
Dios los Bendiga.
Saludos desde krizantoz.